Hoy

En marzo, Milei siguió sufriendo las críticas en las redes, con leves mejoras

No hay comentarios | Publicado el domingo 31 de marzo

por Diego Corbalán

Un pasaje de la Biblia muy leído por estas horas, en tiempos de la Pascua cristiana, relata el desasosiego de Jesús ante la condena de sus propios paisanos de Nazaret.

En sus horas finales en este mundo, el hijo del Dios de acuerdo con la liturgia cristiana lanza la famosa frase: “Ningún profeta es aceptado en su tierra”.

Jesús lamentaba el rechazo de sus antiguos vecinos del pueblo en que había nacido.

Sus paisanos no podían creer que “el hijo de José” se autoproclamara como el Mesías enviado por Dios a salvar a la humanidad.

—– 0 —–

Salvando las kilométricas distancias entre esta historia bíblica y el presente que vivimos en la Argentina, algo de la incredulidad de los coterráneos con Jesús debe haber en la comarca de las redes sociales criollas con Javier Milei.

El hijo de la cultura política mediada por las plataformas sociales transita sus peores momentos en la relación con sus congéneres digitales.

El presidente sufre una negatividad sostenida en la charla de las redes locales, fruto tanto de los cuestionamientos opositores como de la semántica virulenta de los suyos, quienes no dudan en “incendiar” la discusión pública en medios digitales con tal de defender a su líder político.

Negatividad opresiva

Javier Milei transitó sus primeros 100 días de gobierno con la negatividad en las redes sociales agravándose mes a mes.

Los datos que proporciona el Monitor Digital (MD) de Scidata Argentina revela que, en una escala de -100 a +100 (en donde los extremos reflejan rechazo total y apoyo absoluto, respectivamente), el presidente cierra marzo con el indicador en -66 puntos.

La marca ubica la reputación digital del presidente entre “mala” y “muy mala”.

Sin embargo, el negativo resultado es mejor que el alcanzado en febrero.

Ese mes, la reputación del presidente había bajado a -69 puntos, la peor marca de Milei de lo que va de su gobierno, como así también la más adversa de los últimos 12 meses.

Reputación, en la “montaña rusa” de las redes

Los -66 puntos de reputación del presidente argentino en marzo retrotraen la valoración de las redes sociales a su figura a valores anteriores al inicio de la campaña presidencial de 2023.

Entre abril y junio del año pasado, el MD arrojaba valores de reputación personal de Milei oscilantes entre -65 y -66 puntos.

Ya con la campaña electoral lanzada, la reputación del actual presidente llegaría a tocar valores de rechazo históricos, especialmente al perder la primera vuelta electoral de octubre de 2023.

Sin embargo, la negatividad se aplacaría con su triunfo en noviembre y la asunción como presidente, en diciembre del año pasado.

Javier Milei accedía al poder con la mejor marca de reputación del Monitor Digital: -60 puntos.

Desde entonces, como ya analizamos, el clima adverso sobre el presidente se aceleraría hasta estos días.

Milei, con fuertes competidores digitales

En el contexto de la charla política en las redes sociales argentinas, Javier Milei tiene rivales que le disputan el lugar de las preferencia de los usuarios criollos.

Analizando la reputación de los principales dirigentes políticos argentinos tanto oficialistas como opositores, el presidente ocupar un lugar retirado de la valoración positiva sobre la dirigencia.

De acuerdo con los datos del Monitor Digital de Scidata, el ministro del Interior, Guillermo Francos, consolidó durante marzo el mejor resultado en relación con el resto de sus competidores: -5 puntos.

El funcionario del gobierno de La Libertad Avanza logra una muy buena consideración de las plateas digitales.

Se debe a su perfil político conciliador, especialmente con la oposición ideológicamente más cercana a la gestión mileísta.

En segundo lugar, aparece el gobernador de Chubut, Ignacio Torres, con -31 puntos.

Torres logra una buena performance en redes al poder traccionar publicaciones de apoyo a sus críticas al gobierno nacional por los duros términos en que planteó su relación con las provincias.

En tercer lugar, el vocero presidencial, Manuel Adorni, logra -53 puntos de reputación digital alcanzados en marzo.

El funcionario recibe fuertes críticas opositoras por sus provocadores frases que lanza en sus habituales conferencias de prensa.

Sin embargo, en paralelo y como fuerte contrapeso, el portavoz de Milei logra amplios apoyos oficialistas a sus diatribas contra la oposición.

Sorpresas (y no tanto) en la reputación dirigencial

Con valores similares a los de Manuel Adorni (-53 puntos) aparece el expresidente, Mauricio Macri.

El exmandatario alcanza en marzo buenos niveles de reputación digital gracias apoyos que logró recuperar, tras perderlos en los meses anteriores.

Algo más abajo en el ranking de reputación digital se ubica el gobernador de Córdoba, Martín Llaryora, con -54 puntos.

El mandatario mediterráneo logró una centralidad destacada tras convertirse en uno de los gobernadores más relevantes que cruzó públicamente al presidente Milei por los recortes presupuestarios a las provincias.

Pero, además, Llaryora (al igual que su par chubutense, Nacho Torres) capitalizó ese protagonismo con mejoras en su reputación, con valores competitivos.

La vice, por encima del presidente

En sexto lugar en reputación se ubica la vicepresidenta, Victoria Villarruel, con el -63 puntos, valor similar al que obtiene el gobernador santafesino, Maximiliano Pullaro.

La vice logra un mejor clima de charla digital en comparación con Javier Milei.

Sin embargo, su reputación muestra un deterioro progresivo en el último año.

Villarruel, previo a la campaña presidencial, ostentaba valores cercano a la regularidad (valor cero); pero progresivamente se fueron deteriorando durante 2023.

En agosto y noviembre del año pasado, la actual vicepresidenta tocaba los peores niveles, de acuerdo con el Monitor Digital de Scidata Argentina (-66 puntos en cada mes).

Villarruel mejoró su performance al asumir en diciembre en el cargo que actualmente ocupa.

Pero, rápidamente su reputación se fue deteriorando a valores nuevamente muy bajos, apenas por encima que los obtenidos por su socio político, Javier Milei.

Los peores

Por fuera del radar de reputación decorosa (por calificarla de alguna manera), aparecen los dirigentes políticos nacionales con peor clima de charla en redes sociales.

El de peor reputación durante marzo es el ministro de Justicia, Mariano Cúneo Libarona, (-93) fuertemente cuestionado por sus lazos con la “casta judicial” y su pasado como abogado de clientes polémicos.

Un escalón más arriba, pero en el fondo de la tabla, se ubica Sergio Massa.

El exministro de Economía y candidato presidencial logra -90 puntos.

Massa recibe cuestionamientos de todo tipo por su paso en la cartera de hacienda y por sus manejos políticos en la frustrada carrera por llegar a la Casa Rosada.

Entre los dirigentes con peor reputación digital también aparece el oficialista José Luis Espert.

El diputado y dirigente reconciliado con Javier Milei obtiene -87,5 puntos, el línea con el diálogo adverso que agita en las redes contra sus opositores.

Un contexto de negatividad que se alimenta además, por las duras críticas que recibe desde la vereda de enfrente a las filas del oficialismo.

Deja un comentario