Hoy

De las restricciones a la discriminación en las redes

No hay comentarios | Publicado el sábado 18 de julio

En los últimos años, YouTube ha sido ampliamente cuestionado por discriminación. Las críticas abundan por su manejo del contenido infantil, tanto por permitir que demasiados menores de edad usen el sitio principal de YouTube como por permitir programación dañina en la aplicación Kids. En 2017, YouTube publicó una guía de creación de contenido familiar y comenzó a restringir la aparición de más tipos de programación en la aplicación.

Sin embargo, el año pasado el canal de la familia Zontay desapareció de YouTube Kids. Sucedió justo en momentos en que el sitio de videos estaba eliminando miles de canales de forma masiva para tratar de limpiar la aplicación y borrar contenido inapropiado.

Por ese entonces, Zerius Zontay descubrió que el trabajo de su familia ya no aparecía en YouTube Kids. Él y su esposa, Symphony, publican regularmente videos cortos en esta gigante plataforma, en donde sus tres hijos juegan, cantan y bromean. Zontay quería publicar nuevamente sus videos en la aplicación de YouTube para niños, donde el sitio de videos intenta dirigir a los espectadores que son menores de 13 años. Durante meses, Zontay presionó a YouTube, enviando repetidamente correos electrónicos a gerentes de la comunidad, en vano. Luego, en junio, cuando las protestas contra la mala conducta policial provocaron un debate nacional sobre la raza, su frustración aumentó. “Veo que YouTube promociona el movimiento Black Lives Matter, pero con la aplicación Kids, están demostrando que ciertos niños no importan”, dijo Zontay, exprofesor de música. “Hay que buscar muchísimo en la pantalla antes de llegar a un rostro negro”.

Cuando fue contactado para hacer comentarios, un portavoz de YouTube envió una declaración en respuesta. “Estamos comprometidos a apoyar y promover a creadores de raza negra en YouTube Kids y hemos lanzado iniciativas de programación diseñadas para resaltar la igualdad, la justicia racial y el activismo para niños de diferentes edades, pero reconocemos que hay más por hacer”.

El gigante de la polémica

YouTube, parte de Google, de Alphabet Inc., se presenta como un ecualizador en el mundo de los medios, permitiendo que cualquiera pueda subir videos y adquirir una audiencia. Sin embargo, algunos de los productores de videos de YouTube dicen que la compañía no ha hecho lo suficiente para apoyar la diversidad.

En junio, cuatro creadores negros de YouTube demandaron a la compañía por discriminación racial, argumentando que el servicio eliminó automáticamente sus videos. YouTube ha dicho que no discrimina y que la demanda no tiene mérito. El 11 de junio, YouTube anunció un nuevo fondo de US$100 millones para los creadores negros. La falta de claridad sobre las recomendaciones de YouTube, las reglas y el proceso de moderación de contenido es motivo frecuente de frustración entre los usuarios.

Para entender con claridad cómo funciona YouTube hay que conocer quiénes son los que integran su plantilla de empleados. Los miembros del personal no seleccionan los videos o los creadores de contenido que se promocionan, sino que dejan que su software muestre programación basada en hábitos de visualización. La discriminación, en ese momento, está al acecho.

Desconciertos online

Melanie, propietaria de CrayCrayFamilyTV, un canal familiar de raza negra, dijo que ha tenido problemas igualmente desconcertantes (ha solicitado que Bloomberg News no use su apellido por razones de privacidad). Los videos de sus dos hijas, Naiah y Eli, fueron eliminados de YouTube Kids sin explicación, mientras que los videos de muñecas de la familia permanecieron en la aplicación. Sospecha que el algoritmo de YouTube podría estar destacando videos similares de familias con un perfil racial diferente. “Es más digerible ver a familias muy blancas en acción”. “Es lamentable”.

Una portavoz de la compañía dijo a Bloomberg News que algunos canales fueron eliminados porque varios de sus videos “no eran enriquecedores ni apropiados” para los niños. Su argumento era que dichos canales mostraban un consumo excesivo de comida chatarra o “bromas donde los niños se angustian”.  La compañía dijo que muchos de esos canales han “ajustado” su contenido y, como resultado, serían reincorporados a la aplicación Kids. YouTube no especificó qué canales habían infringido las reglas.

Los LGTBQ, también

Ya el año pasado, un grupo de youtubers LGTBQ demandó a Google acusándola de discriminación. En la demanda se especifica que YouTube discrimina los vídeos de carácter LGTBQ suprimiendo sus recomendaciones y dificulta la obtención de ingresos por publicidad. Esta demanda detalla lo que consideran todos los «abusos» que está perpetrando supuestamente YouTube contra el colectivo.

Según detalla la demanda, YouTube usa una «regulación ilegal de contenido, distribución y prácticas de monetización que estigmatizan, restringen, bloquean, desmonetizan y perjudican financieramente a los Demandantes LGBT y a la comunidad LGBT». Y no es la única acusación a la plataforma.

La demanda asegura que la moderación del algoritmo y los revisores humanos son especialmente duros con canales que tienen palabras como «gay». Las restricciones, según alegan, también se activan cuando se detectan término como «bisexual» o «transgénero» en los títulos de sus vídeos.

Por supuesto que YouTube también se defendió de las acusaciones por discriminación. Susan Wojcicki, CEO de YouTube, aseguró la plataforma «no desmonetiza automáticamente el contenido LGTBQ». Wojcicki más allá al asegurad que dos de las herramientas de moderación de Google más grandes en YouTube se configuran por separado para evitar injusticias. Según Wojcicki, una de ellas se dedica a recomendar vídeos y la otra determina si un vídeo es adecuado para anunciantes.

Sin embargo, las quejas provenientes de los youtubers LGTBQ vienen de lejos. Las primeras llegaron en el año 2017, argumentando que su contenido estaba oculto y desmonetizado. Otra controversia también azotó a YouTube; en esta ocasión se vieron anuncios anti-LGTBQ en vídeos del colectivo.

YouTube siempre en problemas

La plataforma de videos más famosa viene arrastrando problemas de todo tipo, siempre en torno a la discriminación y la difusión del discurso del odio. En su momento, YouTube permitió al ultraderechista Steven Crowder subir vídeos incluso cuando este usaba su canal para atacar con comentarios homófobos al periodista de Vox (de nuevo, no confundir con el partido ultraderechista español) Carlos Maza. YouTube reconoció que los comentarios de Crowder usaban un lenguaje «claramente hiriente, los videos publicados no violan nuestras políticas». Maza denunció esto en Twitter.

Si bien es cierto que YouTube revocó los derechos publicitarios al canal de Crowder, no se eliminó, motivando así la disculpa de la CEO de YouTube.